Características Demográficas

El sexo, la edad, el estado marital, el nivel de instrucción y la ocupación, son algunas de las características que se consideran en el análisis de la población . Cualquier característica de la población que pueda ser medida o contada es susceptible al análisis demográfico.

Existen dos fenómenos biológicos que tienden a mantener los sexos más o menos en balance en un país. Para el 1960, había en Puerto Rico 101.0 varones por cada 100 mujeres. De esa fecha en adelante, esta razón se ha reducido progresivamente y para 1990 la cifra fue de 93.9 varones por cada 100 mujeres. A nivel mundial nacen 105 varones por cada 100 mujeres. El exceso de varones es contrarrestado por una mayor mortalidad masculina, desde el nacimiento hasta el transcurso del período de vida.

La mortalidad femenina ha descendido más rápido que la masculina (en décadas anteriores existía una alta mortalidad en los partos). En la zona rural, se observa un alto porcentaje de varones, mientras que en la zona urbana predominan las mujeres. La falta de oportunidades de empleo para la mujer en la zona rural es uno de los factores que obliga a emigrar a centros urbanos, sobre todo a las ciudades.

Por otro lado, la proporción de personas de edad avanzada aumentó considerablemente. (Gráfico #10)

La población de la Isla ha envejecido notablemente. Esto se debe, en gran medida, a una reducción en la tasa de mortalidad, acompañada de una reducción en la tasa de natalidad. Esto ha traído como resultado un aumento en la esperanza de vida del puertorriqueño. Esta característica es común a los países desarrollados.(Gráfica #11)